NO SOY DE UN PUEBLO DE BUEYES

10 de octubre de 2017.

Pablo Rojo Barreno.

Esta mañana del 10 de octubre de 2017 en que me encuentro consternado por los malos augurios sobre nuestro futuro como españoles, no sé muy bien porqué, se me amontonan y entrecruzan las evocaciones de los amigos que hice en Cataluña a través de muchas jornadas vividas y trabajadas, tantas que sumadas pueden resultar varios años, con versos de tres poetas que admiro: Miguel Hernández, Gabriel Celaya y Bernardo López García.

Recuerdo con indescriptible cariño a Luis Blasco de Tortosa, a Toni Lozano de Amposta, a Antonio Couceiro de Guissona, a Salvador Daurella de Granollers, a Miguel Ángel Costa de Bañolas, a Miquel Dorca de Olot, a Enrique Barón de Lérida, en fin, a tantos amigos con los que compartí esfuerzos e ilusiones en aquella Cataluña emprendedora y liberal que conocí y que, poco a poco, ha sido oscurecida, achicada y atenazada por el nacionalismo mesocrático y tribal. El acre dolor que me produce el contraste entre la evidente decadencia actual y la evocación de aquellos momentos de colaboración sin resquemores ni suspicacias, en empresas comunes para mejorar la vida y el trabajo de los catalanes y españoles me impulsan a preguntar: ¿Con qué derecho gentes de la hierba mala me quieren, nos quieren, arrebatar el pasado y el futuro?

No Miguel, como los catalanes de firmeza; no soy de un pueblo de bueyes, que soy de un pueblo que embarga yacimientos de leones, desfiladeros de águilas y cordilleras de toros con el orgullo en el asta. Y con Gabriel repito que no reniego de mi origen, pero digo que seremos mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo. Al tiempo que con Bernardo; oigo, patria, tu aflicción. Amigos, compatriotas; yugos nos quieren poner gentes de la hierba mala, yugos que debemos dejar rotos sobre sus espaldas.

1 comentario en “NO SOY DE UN PUEBLO DE BUEYES

  1. Pablo creo que estás hablando entre mensajes para los que nombras y por eso me pierdo aunque me busco.
    Yo no soy de un pueblo de bueyes, ni buey soy ni mansa,;salvo que así me consideren los que se creen que llevan ellos la yunta y yo con un esquilan doy vueltas y vueltas despacio al azote de sus yunteros.

    No no soy ni fui un niño yuntero.
    Y ahora menos ni por niña ni por vieja.
    No te van a contestar Pablo a los que te diriges. Sólo yo, si acaso, como mosca cojonera que soy te lo adelanto.
    Ellos si hacen sonar su tolón del cuello que es su changarro que ocultan como corbata…
    Mansos si, o amansados o eunucos de cerebro pero en modo bonsai, para no ser reconocibles por su tamaño cómico. Lo siento Pablo, no te contestarán.

Deja un comentario

NO SOY DE UN PUEBLO DE BUEYES

Por Pablo Rojo Pablo time to read: 1 min
1