La estrategia del caracol del Dr. Pedro Sánchez Pérez-Castejón

O teoría y práctica del sanchismo-redondismo

1/09/2018. Pablo Rojo Barreno.

Es probable que existan paisanos en España que, por falta de interés, no conozcan los subterfugios con los que el Dr. Pedro Sánchez Pérez-Castejón llegó a la presidencia del consejo de ministros y a residir en el Palacio de la Moncloa con sólo 84 diputados. Pero lo cierto es que lo consiguió con una maniobra legal para nada imprevisible, al menos en los aspectos aritméticos y de alianzas espurias entre fuerzas políticas. Si bien, buena parte de sus correligionarios le llamaron ‘Pedro I, el Breve’ cuando consiguió su primer mandato como secretario general, es indudable que tras el repudio del aparato del PSOE de Sánchez Pérez-Castejón, esté ha demostrado una tenacidad y capacidad de adaptación a las condiciones ambientales y las imposiciones mediáticas de la corrección política extraordinarias.

Con su lenguaje políticamente correctísimo por inclusivo en la forma y evanescente en el fondo, Sánchez Pérez-Castejón se ganó a la militancia escorada a la izquierda, totalmente podemizada y parecida a la de aquel PSOE de 1921, en donde el partido no se sumó a la III Internacional comunista de milagro. En realidad, por sus quiebros dialecticos y tácticos de los últimos meses, que se han sobreexpuesto desde que gobierna, parece evidente que Sánchez Pérez-Castejón tiene balas en la recámara que oculta astutamente, mediante gesticulaciones que no siempre funcionan como agitación y propaganda desviadora del foco y del meollo, pero que si le evitan pronunciarse sobre cual será el rumbo que tomará cuando dentro de poco, se encuentre en la encrucijada que la estudiada celada de los independentistas supremacistas catalanes y vascos le están preparando.

La memoria histórica del sanchismo-redondismo es claramente procesional, una suerte de desfile de calacas donde la Santa Compaña de la verdad oficial del PSOE establece un Halloween victorioso y vendible. Por ello, Sánchez Pérez-Castejón hace tiempo, desde que retornó a la secretaria general del PSOE, no menciona la multinacionalidad y mucho menos los ancestrales propósitos de aquella “República Federada de los Estados Unidos Ibéricos”. Tiempo al tiempo, pues desde mi punto de vista el sanchismo-redondismo es “etapista”. Por supuesto las fases y etapas de estos estrategas pretenden cambios estructurales y superestructurales que les garanticen la hegemonía cultural y política. Sin embargo, saben bien que el mayor estorbo para lograrlo es el nacionalismo supremacista que pretende la balcanización de la nación española. Asimismo, conocen de sobra la impaciencia de los separatistas catalanes, ese encelamiento ideológico que los llevará de nuevo a plantear la ruptura. Pero para entonces, la estrategia del caracol en forma de capotazo cargando la suerte con el mantra del diálogo y la bilateralidad en los gestos, esa aparente franqueza sonriente, servirá para; una vez que los separatistas catalanes arranquen la embestida, rematar el lance con el golpe de timón y el previsible discurso: queridos ciudadanos, les tendimos la mano, intentamos el diálogo mil veces, les ofrecimos de todo, pero no atienden a razones. El camino ya nos lo mostró el compañero José Blanco cuando declaró el estado de alarma ante la arrogancia de los controladores aéreos, por consiguiente que diría Felipe: Ley Orgánica 4/1981 para estados de alarma, excepción y sitio, 155 y luego elecciones generales victoriosas.

¿Tendrá el sanchismo-redondismo el ingenio y Sánchez Pérez-Castejón el temple para llevar adelante la maniobra táctica descrita? ¿No le temblara el pulso llegado el momento? Ni una milésima de milímetro como ha demostrado con la toma por asalto del cielo del Estado y sus organismos de agitación y propaganda como el CIS y RTVE.

Seguramente me equivoque, es posible que el sanchismo-redondismo sea fruto de una imaginación veterana y demasiado habituada a las visiones tácticas y estratégicas maquiavélicas. No obstante, reconocerán que la estrategia del caracol que he tratado de exponer sucintamente, es lógica y por tanto probable. A los antecedentes me remito, recuerden que partido ganó las elecciones tras el intento de golpe de estado de 1981 conocido como 23F y después de los atentados del 11 de marzo de 2004. Ya sentenció la mejor estrategia Rodriguez Zapatero a Iñaki Gabilondo: «Nos conviene que haya tensión».