LOS PRESUPUESTOS EPIDÉMICOS LETALES

O la punta de lanza para la destrucción definitiva de los restos de sociedad de ciudadanos libres e iguales ante la ley, que tiempo ha pretendimos

27/11/2020.

El pasado 15 de octubre el gobierno de Pedro y Pablo envió el Plan Presupuestario 2021 a la Comisión Europea, con el fin de acelerar la llegada del maná europeo en enero de 2021. Nada menos que 27.000 millones de € primero y pocos meses más tarde el primer albondigón de los fondos europeos para iniciar el, ¡tatatachán! mágico “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española”, un plan que despierta encendidos aplausos de la crème de la crème de nuestra plutocracia; los Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Ana Botín (Banco Santander), José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Florentino Pérez Rodríguez (ACS), Maurici Lucena i Betriu (Aena), Luis Gallego Martín (Iberia), Carlos Torres (BBVA) etcétera, etcétera. Todos estos y unos pocos más, llevan salivando unos meses pensando como engordarán la buchaca con el regalo avalado por los contribuyentes europeos, mientras acompañan al coro Sánchez Castejón de 23 voces más consejeros y aliados supremacistas golpistas, cantando el lied exaltado que promete 800.000 empleos (los mismitos que prometió Felipe González en 1982) y «ecosistemas resilientes a través de una transición energética justa e inclusiva». ¡Qué bonito! Trabajos dignos con salarios honestos, protegidos por todos los derechos como la igualdad de género más ecosistemas resilientes. Esto último es lo mejor puesto que después de someter a los ecosistemas a una fuerza de doblado, estiramiento o compresión mediante una energía justa e inclusiva, resultará que los ecosistemas recuperarán su forma o posición original y aquí paz y después gloria. Claro que puede ocurrir, según establece la Ley de Hooke, que si a la energía justa e inclusiva se le va la mano y sobrepasa el límite elástico de los ecosistemas; cronch, zas y patapluz; tronchaos pa toa la vida.

La Ley de Hooke no puede aplicarse a las caras de cemento armado. Tampoco parece que fuera resiliente el cántaro de la lecherita del cuento de Samaniego, desde luego la pobre no tenía ni una centésima del desparpajo de la ministra de Hacienda Montero Cuadrado. Con el desparpajo insolente y el regocijo mezcla de desahogo y cachondeo que le caracteriza, la jefa del erario no disimula, como hiciera su antecesor y paisano Montoro Romero, que infla artificialmente los ingresos en su presupuesto para cuadrar el déficit, mientras nos cuenta con rotundidad de sobrada desde el Patio de Monipodio, digo desde el Palacio de la Moncloa, que el monstruoso endeudamiento del Estado español son pelillos a la mar y que sustraer 6.000 millones de euros en plena crisis económica “a los ricos y grandes empresarios” no repercutirá en los precios, como tampoco lo hará la subida del impuesto al diésel y el de los refrescos. Pues claro que no chiqui. Ya demostró Doña María Jesús en su Andalucía natal sus dotes malabares manejando el erario que, como dijo su comadre que se sienta a su siniestra en la tabla ovalada; no es de nadie … excepto de aquellos que lo manejan y disfrutan.

¡Ay los IMPUESTOS! logrados desde siempre por la fuerza coercitiva del Estado. Diezmos o décimas partes, portazgos, regalías, estancadas y gabelas, ITE, etcétera, eran calderilla comparados con los IRPF, IVA, IS, Patrimonio, Donaciones y Sucesiones, etcétera, etcétera actuales. Si amigos, confieso que viví esos tiempos innombrables en que obteniendo ingresos equivalentes pague menos del 15% en impuestos. Ahora me toca vivir tiempos en que ganado lo justito pagaré (hagan sus propias cuentas) más del 50% de mis emolumentos al Estado No soy insincero cuando declaro que no me importaría pagar lo que me correspondiera, si los gastos del Estado fueran transparentes y no estuvieran enmarañados en partidas y subpartidas aviesamente irrastreables. Me refiero a algo tan sencillo como un sistema fiscal finalista en el que cada gasto esté palmariamente ligado a cada ingreso, para que, si se produjeran como ahora despilfarros, mamoneos, chiringuitos y clientelismo, fueran descubiertos fácilmente.

Un insolidario de libro, dirán muchos. Total, estamos hablando de unos gastos que se llevan la mitad de la riqueza nacional y contienen la bomba de relojería llamada déficit y deuda pública pantagruélica. Se retrase o no el maná europeo, el gobierno de progreso propio y para familiares y amigos, en comandita con rufianes y ziztrinak nos quieren imponer un “cierre armonizador”, para extraer a los madrileños y otros fachas que no les votan, lo mismo que sustraen a catalanes y asturianos. Por supuesto, vade retro, lo de armonizar no se aplica al cupo vasco ni al navarro no sea que los aprovechateguis se enfaden y declaren antes de lo previsto la república vasca en la España “roja y rota”. Por si no tienen claro quién paga los platos rotos en cada taifa, les invito a visitar la página Dondevanmisimpuestos

Los biempensantes y pusilánimes están escandalizados por como el duunvirato se ha conchabado con los Franqueasteis para utilizar los presupuestos como punta de lanza del proyecto que conducirá a las repúblicas confederadas ibéricas o Españazuela. Asustados, comprueban las maquinaciones institucionalizadas como el Comité Ad hoc presidencial de reparto del maná europeo, los PERTE para proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica, la armonización educativa o Ley Celaá que impone un futuro de “pequeños camaradas” servidores fieles de cada elite de cada taifa, mientras que con la Memoria Democrática por bemoles de ley orgánica, implantan la historia oficial para blanquear y dar esplendor a PSOE, IRC, PCE y sus ramas y escisiones, PNV y sus nueces etarras, etcétera, mientras deslegitiman la Transición y la Monarquía. Por si faltaba disolventes, el ministerio de Igual da impone la «autodeterminación de género» para que sea posible que un tío con bigotazos se declare doncella e ingrese en una cárcel de mujeres tras violar a unas cuantas.

Aclaremos: los PGE 2021 son una coartada, la representación imprescindible para lograr el maná europeo, el trampantojo leguleyo justificador de imposiciones. En realidad, como el anterior de Montoro, será manipulado como plastilina nada resiliente a través de «reales decretos-ley de medidas financieras, de carácter extraordinario y urgente». Por si lo dudan, recuerden que, desde el 1 de junio de 2018 en que Sánchez formó su primer gobierno hasta el momento en que escribo, sus gobiernos se han pasado por el forro la ley de estabilidad presupuestaria y los PGE de 2018 a través de decenas de reales decretos leyes de medidas financieras, de carácter extraordinario y urgente necesidad.

Cuando prohombres del PSOE y otras izquierdas se mesan los pocos cabellos que les quedan, preguntándose qué han hecho mal para engendrar esta prole insensata y adanista, habría que responderles a la gallega preguntándoles ¿Qué se puede esperar de quienes, desde mamoncetes han sido instruidos en que la culpa de todos sus males y las de sus recientes ancestros la tiene España, que los problemas de España no tienen solución porque España, siempre madrasta, es el problema? Con semejantes discursos y lecciones, lo lógico es engendrar Raules Castro con coletas, gudaris de pistola fácil en herriko tabernas y xarnegos arrufianados en supremacistas.

Hoy es más evidente que nunca que sin un paradigma de nación es imposible mantener un verdadero Estado democrático. Y es la falta de paradigma nacional para España la primera carencia de nuestros jóvenes gobernantes y de no pocos opositores. Malcriados por las LOECE, LRU, LODE y LOGSE, adoctrinados en el redentorismo vulgar en la universidad pública, el poner en almoneda a España no les causa remordimiento alguno, al contrario, están empeñados en matar al padre conciliador de la, para ellos, malhadada Transición. Quien no vea como estos muchachos nos conducen hacia la destrucción de los restos que nos queda de la sociedad de ciudadanos libres e iguales ante la ley que tiempo ha pretendimos, solo puede ser un compinche. De la asquerosa Covid-19 saldremos pronto, pero de la epidemia gubernativa temo que saldremos, si salimos, tarde y con gravísimos menoscabos.

Deja un comentario

LOS PRESUPUESTOS EPIDÉMICOS LETALES

Por Pablo Rojo Pablo time to read: 6 min
0