¿Quiénes han sacrificado a la gallinita Mobile World Congress?

Pablo Rojo Barreno

14/02/2020

El motivo oficial para la cancelación del certamen de Barcelona ha sido la fuerza mayor debido a la deserción de empresas importantes del sector por miedo al coronavirus de marras. Todos los medios han aceptado esta explicación aunque algunos empiezan a apuntar si el desmesurado stand de Huawei de 6.393 metros cuadrados, con un costo solo por la instalación de 15 millones de euros, junto con los reiterados problemas generados por huelgas, manifestaciones y precios abusivos de la hostelería, han desbordado el vaso de la paciencia de unos expositores que hace, al menos tres años, empezaban a preguntarse quien de verdad hacia negocio con el #MobileWorldCongress.

Y es que esto de las ferias temáticas tienen su tiempo y su lugar. De hecho, el Mobile World Congress no es más que la puesta al día en 2011 de ferias anteriores como: INFORMAT, SONIMAG, la competencia al viejo SIMO madrileño, etcétera. Pero al igual que las ferias mencionadas, el Mobile tuvo su momento (en realidad nació algo retrasado) como exhibición comercial pues, la formidable dinámica expansiva del sector ha disminuido su eficacia. De esta manera, el incremento de la información y el constante nacimiento de equipos que solo ofertan pequeñas mejoras con respecto a los anteriores, han reducido los beneficios de los fabricantes y las expectativas del consumidor. Entonces, el ratio costo-beneficio, desde hace dos o tres años es negativo para la mayoría de los expositores pues esta feria es cara, muy cara.

Para quienes desde los años setenta del siglo pasado teníamos que ir a Barcelona cada año primero y luego cada dos, con nuestras pesadas máquinas (recuerdo 1977 con un digestor de 12.700 kilos) a Expo Avícola luego cambiada a Expoàviga, sabemos cómo según el sector se va concentrando hasta devenir maduro, las expectativas de los clientes respecto a las novedades de las ferias disminuye, mientras que el costo de la participación de los expositores aumenta cada año.

Desde mi punto de vista, la gallina de los huevos de oro del Mobile World Congress ha sido degollada por tres móviles: la guerra comercial sinoamericana representada por Huawei versus Trump; la estulticia de políticos, sindicalistas y nacionalistas supremacistas locales y regionales representados por gentes como el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona; Joan Canadell que empieza, junto a sus secuaces, a recoger los frutos de sus baladronadas supremacistas. Por último y como guinda está el cambio de paradigma del sector que ya no precisa este tipo de grandes y costosos certámenes para comercializar sus productos e imagen.

La gallinita ha sido decapitada y desplumada y apenas servirá para una pepitoria, mientras los matarifes lloriquean como si estuvieran en el entierro de la sardina.

Deja un comentario

¿Quiénes han sacrificado a la gallinita Mobile World Congress?

Por Pablo Rojo Pablo time to read: 2 min
0