LOS CUENTOS DE ECHENIQUE Y RIBERA

Resumen sobre los motivos del desorbitante incremento de la energía eléctrica.

14/08/2021.

ANTECEDENTES:

En noviembre de 2019, en plena campaña electoral, Unidas Podemos afirmó: «Bajaremos la factura de la luz y pondremos firmes a las grandes eléctricas». El PSOE por su parte, prometía con orgullo un plan Superecologicoespialidoso por parte del orwelliano Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dirigido por la jurista, profesora universitaria y alta funcionaria Teresa Ribera Rodríguez, afirmando que se trataba de una revolución energética y ambiental, producida por una extensión vertiginosa de las energías renovables y la consiguiente eliminación de centrales nucleares y de ciclo combinado. Esta salvadora descarbonización de España, afirmaba el PSOE, permitiría rebajar inmediatamente el precio de la factura de la energía eléctrica de, al menos, un 12% entre 2019 a 2030. Ni que decir tiene que esta reducción no se justificaba mediante cálculo objetivo alguno.

El gobierno de coalición PSOE-Podemos estableció el 1 de junio de 2021 un nuevo modelo de facturación general basado en tres tramos horarios, con el fin de que «los usuarios puedan ahorrar en función de su eficiencia y a que ajusten mejor la potencia contratada a sus horarios de consumo». De esta suerte, según el gobierno, la nueva factura eléctrica «fomentará el ahorro energético, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico». En román paladino; el gobierno estableció con el desparpajo que le caracteriza que, por el bien del planeta y de unos cuantos de sus habitantes, españolito que vienes al mundo te guarde Dios porque te aumentamos el precio de la energía eléctrica.

RESULTADO:

En el último año y a pesar de una reducción del IVA del 21% al 10% desde el 26 de junio de 2021 al 31 de diciembre de 2021, el precio de la energía eléctrica se ha incrementado en España un 180%.

DEL SUSTO A LA DEMAGOGIA:

Ante semejante inflación que aflige a la mayoría de los ciudadanos, la protesta y la indignación se han generalizado. El recibo de la luz de julio para hogares, comercios e industrias ha sido escalofriante y la subida continua imparable en agosto, por ejemplo, ayer 13 de agosto subió hasta 117,29 euros megavatio hora (MWh) de media, otro récord histórico.

A pesar de la acostumbrada pose arrogante respecto a las indignadas protestas por semejante quebranto, la coalición gubernamental no le ha quedado otro remedio que darse por enterada, No tanto como para que el Presidente del gobierno cancele por un rato sus vacaciones, pero lo suficiente para que los cientos de asesores y expertos asentados en La Moncloa y aledaños, se lancen a la tormenta de ideas geniales.

Raudos, los expertos gubernamentales nos han ofrecido los habituales brochazos y ocurrencias para solventar «DE UNA VEZ POR TODAS» problemas complejos. Fue Pablo Echenique, quien llevaba unos meses un tanto mustio por la fuga de su protector Pablo Iglesias, el primero en blandir la espada flamígera desfacedora de entuertos, declarando la enésima solución, de una vez por todas, que todo marxista-peronista presenta cada día: «tener al menos una gran empresa pública de energía que pueda competir con el oligopolio que nos sube la luz». Como de costumbre, la camarilla del PSOE en el gobierno pegó un respingo y envió a la jefa del ramo ecológico y reto demográfico, Teresa Ribera, a desmentir, con la contundencia que solo es capaz de superar María Jesús Montero Cuadrado, que el gobierno tuviera en mente crear una empresa pública de energía eléctrica. Aprovechando el ratito, se dedicó a echar la culpa de las subidas de la luz a Aznar y a Rajoy, olvidando los 7 años de Zapatero y sus desorbitadas subvenciones a las renovables. Pero como la andanada a morito muerto no coló, al día siguiente culpó a la Unión Europea y al presidente de Rusia, Vladímir Putin por la subida del precio del gas natural. Como nadie se tragó estos cuentos y sus socios podemitas seguían con la tabarra nacionalizadora para tratar de salvarse de la quema, Doña Teresa anunció el 12 de agosto de 2021 la fundación de una empresa pública de generación de electricidad, a través de la absorción de las concesiones hidroeléctricas, una vez expire su plazo de concesión.

¡EXPRÓPIENSE LOS PANTANOS DE FRANCO!

Como el cuento de la buena pipa, la llamada recuperación de las concesiones de las centrales hidroeléctricas, gira como el asno de Buridán en la noria de un pozo sin agua. En realidad, se trata de un ensueño ideológico de redención contra una obra franquista exitosa. De hecho, excepto algunas concesiones de antes de la guerra civil, la mayor parte de las concesiones se renovaron a finales del siglo pasado y algunas otras se prorrogaron, con lo que las principales centrales podrían llegar al final de su concesión hacia 2070. Por otro lado, entre los cientos de centrales y minicentrales que funcionan en España, suman una capacidad instalada de 17.792 MW, apenas el 20% del mix eléctrico español. Además, el panal de rica miel que se adivina con el retorno de las concesiones al Estado, ha sido rodeado por un enjambre de municipios, sindicatos, asociaciones ecologetas y comunidades autónomas.

Por supuesto ni una palabra, ni un resquicio de crítica a uno de los principales factores que han disparado los precios energéticos. Esos derechos de emisión de CO2 que la política ambientalista de la UE dirigida por Alemania ha encarecido hasta superar en este arranque de agosto los 54 euros por tonelada, cuando a principios de año cotizaban en torno a los 33 euros.

LA SUBASTA DEL PRECIO DE GENERACIÓN ELÉCTRICA

España, con José María Aznar de presidente del gobierno y con el apoyo de CiU y el PNV, se incorporó al sistema eléctrico europeo en 1997.

La UE ha establecido un marco regulatorio para el sector eléctrico europeo hasta 2030, basado en mercados transfronterizos de energía. Cada mercado establece un precio diario marginal para el día anterior a aquel en el que la energía es producida y consumida. Es el llamado electric pool o piscina eléctrica. El volumen económico de las compras mayoristas en 2020 en España sumó 3.307 millones de euros, un 30% menos que 2019 debido a la pandemia de la COVID-19. El mercado eléctrico español está interconectado con Portugal, Francia y Marruecos. Francia y Marruecos exportan mucho más que importan del mercado ibérico.

El sistema actual de pool eléctrico o piscina eléctrica establecido en 2013, fue pensado para lograr equilibrar un precio final cada día, determinado por el costo de producir la «última» unidad de potencia más cara (el costo marginal). El volumen medio negociado al contado en España durante el primer semestre de 2021 es de unos 480 GWh (80% de demanda). En principio esta fórmula de subasta asegura que se utilicen los recursos energéticos más baratos, de modo que la demanda de electricidad se satisfaga al menor costo posible para la sociedad. Esta es la teoría, pero la práctica no es tan evidente, puesto que la información sobre los costes de producción no es tan exacta como debiera, lo que implica distorsiones agravadas por el mercado de derechos de emisión de CO2.

Cada día, las empresas generadoras indican a qué precio están dispuestas a vender electricidad para cada una de las horas del día siguiente, mientras que las comercializadoras señalan a qué precio están dispuestas a comprar, según la demanda que estiman que sus clientes harán, en cada una de esas horas. A continuación, se procede a ordenar, para cada hora, todas las propuestas de venta de electricidad de menor a mayor precio y todas las propuestas de compra en sentido contrario, lo que configura, respectivamente, las curvas de oferta y de demanda. Así, van entrando a la piscina de la oferta cada central de generación eléctrica.

Las primeras en zambullirse en la piscina son las centrales nucleares (con una media del 22% del total) por constituir el costo más barato ya que no pueden dejar de funcionar salvo mantenimiento o avería, lo que significa que muchas veces ofrecen sus megavatios a coste cero. No obstante, las compañías propietarias de estas centrales se resarcen con el llamado dividendo del carbono, un porcentaje de la tasa por emisiones de CO2 destinado a incentivar el uso de las energías que no emiten carbono también es conocido por el peyorativo nombre: “windfall profits” (beneficios caídos del cielo), beneficios que el gobierno PSOE-PODEMOS arrebatará en unas semanas cuando se apruebe una Ley que establece una fórmula de minoración de los ingresos caídos del cielo (nunca mejor dicho respecto a las hidroeléctricas) que «puede oscilar entre los 199 millones de euros anuales con la tonelada de CO2 a 30 euros y los 1.691 millones con la tonelada a 100 euros. Con los actuales precios del ETS, el importe de la minoración sería de unos 625 millones, alrededor del 16% de la facturación media de las instalaciones». Consecuencia previsible: remoloneo en la entrada en la subasta de las centrales limpias de CO2 para incrementar su precio.

Volviendo a la secuencia de la subasta, tras las nucleares se van incorporando a la piscina las generadoras más económicas en orden ascendente: la “hulla blanca” de las centrales hidroeléctricas que, debido a sus particularidades suponen una media del 10,5% del total, aunque su producción en verano puede reducirse hasta el 3% y convertirse en energía cara y sobrepasar en algún tramo horario el precio de las centrales de ciclo combinado. Seguidamente las renovables, cuya rentabilidad está regulada por ley a través de sustanciosas subvenciones que paga el consumidor, empezando por los generadores eólicos con el 24,8% que tienen el gran inconveniente de su irregularidad, sobre todo en verano. Otras renovables que, sin embargo emiten CO2, por tanto caras, son las centrales de biomasa, biogás, bioetanol y biodiesel estimadas en un 17% del total. La muy subvencionada solar fotovoltaica y térmica solo genera durante el día un 8% del total. Las últimas en entrar a la piscina son las centrales de ciclo combinado de gas o carbón (de carbón en 2021 solo funcionan seis, tres cerrarán a finales de este año y otras dos el próximo) que suponen una media del 16,3% del mix. El precio del costo de la última central de ciclo combinado que entra en la piscina suele establecer el precio marginal del día.

Las subastas diarias e intradiarias son organizadas por OMIE-OMIP, empresa privada que ejerce de operador de mercado eléctrico designado NEMO (según la terminología europea), para la gestión del mercado de electricidad en la Península Ibérica, es decir: de España y Portugal. Así, OMIE/P participa en el acoplamiento de los mercados mayoristas de electricidad en la UE, conjuntamente con todos los NEMOs designados en cada Estado miembro. La península Ibérica tiene un grado de interconexión con el sistema europeo muy inferior al del resto de países de la Unión, por debajo del 5 %, lo que le impide acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de las interconexiones eléctricas.

PAGAR IMPUESTOS COMO SI FUERA ENERGÍA

El régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE UE) que limita el volumen de los gases de efecto invernadero (ETS) CO2, que pueden emitir las industrias con gran consumo de energía, los productores de energía y las compañías aéreas, fue establecido por la UE en 2005. En España es el Plan Nacional de asignación quien establece el volumen de CO2 que las empresas están obligadas a entregar a las arcas del Estado. Se trata de comprar los derechos suficientes para cubrir todas sus emisiones si no quieren que se les impongan fuertes multas. Con este sistema se penaliza la energía generada con combustibles fósiles y se pretende impulsar las energías renovables. Se trata de un mercado que funciona según el principio de limitación y comercio. Es decir, se pone un límite máximo a la cantidad total de emisiones que pueden hacer las centrales obligadas a comprar los derechos en subastas semanales o en el mercado secundario. Al final de cada año, las centrales eléctricas deben entregar suficientes derechos para cubrir sus emisiones. En caso contrario, son sancionadas con la morrocotuda cifra de 95 euros por cada g/km de CO2 excedido.

Pero, como el precio del CO₂ estaba muy bajo y no producía el efecto disuasorio que se buscaba y el recaudatorio que se suele omitir en el discurso ecologeta, la UE decidió reducir derechos de emisión creando un mecanismo de reserva para que subiera el precio. Y ya lo creo que lo subió, al subir los precios del CO₂ el coste final de la electricidad se ha incrementado exponencialmente. Fue el gobierno español presidido por Sánchez quien redujo de 60 millones de toneladas asignadas a 10 millones. Con ello perseguía dos objetivos; forzar la producción eléctrica con renovables y aumentar la recaudación en, al menos, 1.000 millones de euros. Pero como la fiabilidad de las energías renovables a través del tiempo es incierta, las inversiones se paralizaron, sobre todo con la pandemia, por lo que quedaron a expensas del futuro maná de la UE. Como al gobierno los ingresos aún le parecían poco, redujo un 14% los derechos de emisión de CO2 asignados gratuitamente. En consecuencia, se produjo la especulación y el consiguiente aumento del precio desde los 6 euros por tonelada en 2013 hasta sobrepasar los 52,8 euros por tonelada cuando la generación por ciclo combinado de gas ha tenido que incrementarse al iniciarse el verano. Al mismo tiempo, las empresas de generación intentan cargar al precio de su oferta el impuesto sobre el valor de la producción de la energía eléctrica, que grava con un 7% el valor de la generación de todas las centrales.

Es innegable que el encarecimiento del gas natural ha sido un factor determinante del aumento del costo de generación de la energía eléctrica de las centrales de ciclo combinado cuyo costo fue 28,7 €/MWh en junio de 2021. Si a este aumento se suma la especulación de los derechos de emisión impulsada con denuedo por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dirigido por la jurista Teresa Ribera, más el aumento real de los impuestos basados en el porcentaje sobre los costos, el resultado no puede ser otro que el calculado por el Banco de España en el informe emitido hace tres días: “EL PAPEL DEL COSTE DE LOS DERECHOS DE EMISIÓN DE CO2 Y DEL ENCARECIMIENTO DEL GAS EN LA EVOLUCIÓN RECIENTE DE LOS PRECIOS MINORISTAS DE LA ELECTRICIDAD EN ESPAÑA: Un 20% de la subida se debe al mayor coste de los permisos de emisión de Co2. Un 50% del alza es consecuencia del encarecimiento del gas en el mercado. El resto se debe a la mayor base imponible de impuestos y el traspaso a minoristas.

LOS PRESUPUESTOS EPIDÉMICOS LETALES

O la punta de lanza para la destrucción definitiva de los restos de sociedad de ciudadanos libres e iguales ante la ley, que tiempo ha pretendimos

27/11/2020.

El pasado 15 de octubre el gobierno de Pedro y Pablo envió el Plan Presupuestario 2021 a la Comisión Europea, con el fin de acelerar la llegada del maná europeo en enero de 2021. Nada menos que 27.000 millones de € primero y pocos meses más tarde el primer albondigón de los fondos europeos para iniciar el, ¡tatatachán! mágico “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española”, un plan que despierta encendidos aplausos de la crème de la crème de nuestra plutocracia; los Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Ana Botín (Banco Santander), José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Florentino Pérez Rodríguez (ACS), Maurici Lucena i Betriu (Aena), Luis Gallego Martín (Iberia), Carlos Torres (BBVA) etcétera, etcétera. Todos estos y unos pocos más, llevan salivando unos meses pensando como engordarán la buchaca con el regalo avalado por los contribuyentes europeos, mientras acompañan al coro Sánchez Castejón de 23 voces más consejeros y aliados supremacistas golpistas, cantando el lied exaltado que promete 800.000 empleos (los mismitos que prometió Felipe González en 1982) y «ecosistemas resilientes a través de una transición energética justa e inclusiva». ¡Qué bonito! Trabajos dignos con salarios honestos, protegidos por todos los derechos como la igualdad de género más ecosistemas resilientes. Esto último es lo mejor puesto que después de someter a los ecosistemas a una fuerza de doblado, estiramiento o compresión mediante una energía justa e inclusiva, resultará que los ecosistemas recuperarán su forma o posición original y aquí paz y después gloria. Claro que puede ocurrir, según establece la Ley de Hooke, que si a la energía justa e inclusiva se le va la mano y sobrepasa el límite elástico de los ecosistemas; cronch, zas y patapluz; tronchaos pa toa la vida.

La Ley de Hooke no puede aplicarse a las caras de cemento armado. Tampoco parece que fuera resiliente el cántaro de la lecherita del cuento de Samaniego, desde luego la pobre no tenía ni una centésima del desparpajo de la ministra de Hacienda Montero Cuadrado. Con el desparpajo insolente y el regocijo mezcla de desahogo y cachondeo que le caracteriza, la jefa del erario no disimula, como hiciera su antecesor y paisano Montoro Romero, que infla artificialmente los ingresos en su presupuesto para cuadrar el déficit, mientras nos cuenta con rotundidad de sobrada desde el Patio de Monipodio, digo desde el Palacio de la Moncloa, que el monstruoso endeudamiento del Estado español son pelillos a la mar y que sustraer 6.000 millones de euros en plena crisis económica “a los ricos y grandes empresarios” no repercutirá en los precios, como tampoco lo hará la subida del impuesto al diésel y el de los refrescos. Pues claro que no chiqui. Ya demostró Doña María Jesús en su Andalucía natal sus dotes malabares manejando el erario que, como dijo su comadre que se sienta a su siniestra en la tabla ovalada; no es de nadie … excepto de aquellos que lo manejan y disfrutan.

¡Ay los IMPUESTOS! logrados desde siempre por la fuerza coercitiva del Estado. Diezmos o décimas partes, portazgos, regalías, estancadas y gabelas, ITE, etcétera, eran calderilla comparados con los IRPF, IVA, IS, Patrimonio, Donaciones y Sucesiones, etcétera, etcétera actuales. Si amigos, confieso que viví esos tiempos innombrables en que obteniendo ingresos equivalentes pague menos del 15% en impuestos. Ahora me toca vivir tiempos en que ganado lo justito pagaré (hagan sus propias cuentas) más del 50% de mis emolumentos al Estado No soy insincero cuando declaro que no me importaría pagar lo que me correspondiera, si los gastos del Estado fueran transparentes y no estuvieran enmarañados en partidas y subpartidas aviesamente irrastreables. Me refiero a algo tan sencillo como un sistema fiscal finalista en el que cada gasto esté palmariamente ligado a cada ingreso, para que, si se produjeran como ahora despilfarros, mamoneos, chiringuitos y clientelismo, fueran descubiertos fácilmente.

Un insolidario de libro, dirán muchos. Total, estamos hablando de unos gastos que se llevan la mitad de la riqueza nacional y contienen la bomba de relojería llamada déficit y deuda pública pantagruélica. Se retrase o no el maná europeo, el gobierno de progreso propio y para familiares y amigos, en comandita con rufianes y ziztrinak nos quieren imponer un “cierre armonizador”, para extraer a los madrileños y otros fachas que no les votan, lo mismo que sustraen a catalanes y asturianos. Por supuesto, vade retro, lo de armonizar no se aplica al cupo vasco ni al navarro no sea que los aprovechateguis se enfaden y declaren antes de lo previsto la república vasca en la España “roja y rota”. Por si no tienen claro quién paga los platos rotos en cada taifa, les invito a visitar la página Dondevanmisimpuestos

Los biempensantes y pusilánimes están escandalizados por como el duunvirato se ha conchabado con los Franqueasteis para utilizar los presupuestos como punta de lanza del proyecto que conducirá a las repúblicas confederadas ibéricas o Españazuela. Asustados, comprueban las maquinaciones institucionalizadas como el Comité Ad hoc presidencial de reparto del maná europeo, los PERTE para proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica, la armonización educativa o Ley Celaá que impone un futuro de «pequeños camaradas» servidores fieles de cada elite de cada taifa, mientras que con la Memoria Democrática por bemoles de ley orgánica, implantan la historia oficial para blanquear y dar esplendor a PSOE, IRC, PCE y sus ramas y escisiones, PNV y sus nueces etarras, etcétera, mientras deslegitiman la Transición y la Monarquía. Por si faltaba disolventes, el ministerio de Igual da impone la «autodeterminación de género» para que sea posible que un tío con bigotazos se declare doncella e ingrese en una cárcel de mujeres tras violar a unas cuantas.

Aclaremos: los PGE 2021 son una coartada, la representación imprescindible para lograr el maná europeo, el trampantojo leguleyo justificador de imposiciones. En realidad, como el anterior de Montoro, será manipulado como plastilina nada resiliente a través de «reales decretos-ley de medidas financieras, de carácter extraordinario y urgente». Por si lo dudan, recuerden que, desde el 1 de junio de 2018 en que Sánchez formó su primer gobierno hasta el momento en que escribo, sus gobiernos se han pasado por el forro la ley de estabilidad presupuestaria y los PGE de 2018 a través de decenas de reales decretos leyes de medidas financieras, de carácter extraordinario y urgente necesidad.

Cuando prohombres del PSOE y otras izquierdas se mesan los pocos cabellos que les quedan, preguntándose qué han hecho mal para engendrar esta prole insensata y adanista, habría que responderles a la gallega preguntándoles ¿Qué se puede esperar de quienes, desde mamoncetes han sido instruidos en que la culpa de todos sus males y las de sus recientes ancestros la tiene España, que los problemas de España no tienen solución porque España, siempre madrasta, es el problema? Con semejantes discursos y lecciones, lo lógico es engendrar Raules Castro con coletas, gudaris de pistola fácil en herriko tabernas y xarnegos arrufianados en supremacistas.

Hoy es más evidente que nunca que sin un paradigma de nación es imposible mantener un verdadero Estado democrático. Y es la falta de paradigma nacional para España la primera carencia de nuestros jóvenes gobernantes y de no pocos opositores. Malcriados por las LOECE, LRU, LODE y LOGSE, adoctrinados en el redentorismo vulgar en la universidad pública, el poner en almoneda a España no les causa remordimiento alguno, al contrario, están empeñados en matar al padre conciliador de la, para ellos, malhadada Transición. Quien no vea como estos muchachos nos conducen hacia la destrucción de los restos que nos queda de la sociedad de ciudadanos libres e iguales ante la ley que tiempo ha pretendimos, solo puede ser un compinche. De la asquerosa Covid-19 saldremos pronto, pero de la epidemia gubernativa temo que saldremos, si salimos, tarde y con gravísimos menoscabos.

EL ESTADO EXHIBE EL OGRO QUE LLEVA DENTRO

20/03/2020

Desgraciadamente, la situación que vivimos me ha reavivado algunos ya brumosos recuerdos de mis primeros años, cuando oía a mis padres y tíos hablar con temor de las tropelías que cometían los inspectores de la Fiscalía de Tasas, de los agricultores acaparadores, de tenderos bandidos y funcionarios malhechores bien agazapados en las zahúrdas del régimen que administraban concesiones y licencias de importación, mientras los periódicos y radios divulgaban que el Consejo de Ministros había multado con millones de pesetas al gerente y otros miembros del Consorcio de la Panadería de Madrid, por tráfico ilícito de harinas procedentes del trigo argentino.

Hoy, 20 de febrero de 2020, los medios nos cuentan que aquí y allá la policía ha confiscado unos cuantos miles de mascarillas, guantes de nitrilo, botellas de soluciones hidroalcohólicas, gafas protectoras, botellas de alcohol y desechables imprescindibles para combatir el COVID-19. Verduras de la eras para camuflar la incapacidad de una máquina burocrática que a pesar de chorrear grasa por doquier, está gripada por falta de uso y energía. Como en la década de la autarquía del corporativismo franquista, la sociedad civil se ha puesto en marcha casi clandestinamente. Aquí y allá hay gentes que han empezado a fabricarse mascarillas, guantes y batas. No obstante, que en estos momentos en las farmacias no haya alcohol sanitario y muchos otros accesorios higiénicos que las autoridades dicen indispensables para contener la pandemia, demuestra algo más que incapacidad, sobre todo cuando aparece el Vicepresidente II de lo Social con nombre eclesial quien, dando ejemplo de insolidaridad saltándose la obligatoria cuarentena, se dedica a decir naderías para cubrir su ignorancia sobre el grave problema, mientras justifica sus traiciones disfrazándose por la mañana de ministro y por la tarde de Lenin agitador de caceroladas en los balcones.

Sobran las arengas demagógicas ahora más que nunca y sobre todo politizar el dolor, máxime por aquellos que se llaman progresistas y que hace solo un mes twitteaban: “que el dolor se convierta en propuestas para cambiar la realidad” al tiempo que plasmaron el contubernio con los separatistas supremacistas.

Gobiernito pinturero, pónganse de una vez a trabajar, deje de sermonearnos sobre las maravillas de lo público y permitan a la sociedad trabajar como sabe que es, mil veces mejor que lo que ustedes imaginan. No se escuden con los recortes de Rajoy ni en la corrupción del PP, ni nos cuenten milongas como la de que el virus ha venido y nadie sabe cómo ha sido, cuando hace solo 12 días nos aseguraron que era otra gripe más y animaron a las gentes a manifestarse en manada.